CARTA AL DIRECTOR

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Señor Director:
timbre

Los egresos que habitualmente se dan en los centros de rehabilitación de drogas, siempre están cargados de mucha emoción. Muchos sentimientos son colectivos o individuales, pero pocas veces se puede plasmar con la intención de que perdure más allá del recuerdo.
Agradecemos a SIGES la invitación, pues fue al interior del Centro Penitenciario de Rancagua donde fuimos testigos de un bello momento. Una carta escrita por un interno a dos compañeros que celebraban sus egresos y altas terapéuticas del consumo de drogas y alcohol, emocionó a todas las autoridades y familiares. El escrito expresa desde la simpleza del alma sentimientos profundos y perdurables. Ellos viven un encierro de cuerpo, pero no de pensamiento libre y creativo.


“Si nos preguntan por qué estamos aquí?, es porque no han sentido temblar nuestras alma, no han visto lo que nosotros hemos visto, ni mucho menos vivido lo que hemos vivido.

Está en nuestras fibras de la mañana, está en nuestros huesos que cada tanto duelen por pesos que el tiempo clava en el corazón.
Si preguntan por qué estamos aquí?, es porque no saben cómo hemos luchado con nuestros demonios, cada día, cada noche, cada vez que nos han herido, cada vez que nos han matado.

Si nos preguntan por qué estamos aquí?, es porque sabemos y vimos pasar el tiempo frente a nuestros ojos, es porque somos la palabra que nadie pide, la nostalgia que ya no pasa, la memoria de los que sufren. Estamos aquí porque traspiramos la indiferencia en los suspiros de la apariencia.

Estamos aquí porque nos gusta jalar los hilos de la conciencia. Estamos aquí por la rebeldía que nos dan los años con sus daños y sus marcas registradas en el vocablo. Estamos aquí porque liberamos fieras y soltamos duendes del pasado.

Estamos aquí porque vencemos miedos, porque multiplicamos ganas, porque creamos soles nuestros en nosotros, porque sentimos en la carne la pena de una madre y la ausencia de no poder ser padre.

Estamos aquí porque cerramos la puerta de nuestro ego y abrimos las ventanas de nuestra conciencia, porque dimos la llave del corazón para sentir y expresar con emoción.

Saben porque estamos aquí?, Porque creemos en el cambio, porque somos amigos. Porque sabemos que la alegría en su simpleza nos espera en las pequeñas cosas de la vida, para susurrarnos al oído que a través de ellos podemos ser felices.

Saben en realidad la verdad del porque estamos aquí? Porque a pesar de todos vivimos con la esperanza tatuada en nuestra mirada”.

Estas palabras fueron desarrolladas por Cesar, quien sin duda, está renaciendo, viendo el mundo con nuevos ojos y con la esperanza de seguir un nuevo Camino a la Vida.

Escribir un comentario