Fuerte desaceleración sufre el sector construcción durante agosto en la Región de O’Higgins

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una fuerte desaceleración evidenció la construcción en la Región, según el Índice de la Actividadde la Construcción Regional (Inacor). Este indicador, elaborado por la Cámara Chilena de la
Construcción (CChC), muestra que la región de O’Higgins experimentó una importante contracción a nivel nacional, durante el mes de agosto con un -0.1% de variación mensual.

El Inacor resume los ciclos que experimentan los distintos componentes de la actividad regional de la construcción: consumo de cemento, empleo sectorial y permisos de edificación. Sin embargo -
según señala la CChC- las causas de la evolución de los mismos deben ser buscadas en el desempeño de otros sectores económicos, que son los que demandan servicios de la construcción.


Este instrumento, realizado por la Gerencia de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), registró un aumento a nivel nacional (Imacon) de 1,0 % anual durante agosto, cifra inferior a la observada en el mes inmediatamente anterior (1,5% anual) y al crecimiento promedio anual de los últimos cinco años (4,9%). Pero respecto a la Región de O’Higgins nuevamente registra una contracción durante el mes de agosto llegando a un -0,1 %, y a una variación acumulada durante el período enero-agosto de 2016 de un 0%. Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), explicó que “el indicador anotó en el margen una contracción de 0,2%, ubicándose por sexto mes consecutivo, bajo la tasa promedio mensual de mediano plazo (0,4%), lo que es síntoma de que el sector experimenta una etapa de desaceleración de su actividad”.

En el corto plazo, si bien la confianza de los empresarios de la construcción repuntó levemente durante agosto, ésta continúa permaneciendo en un régimen pesimista, incluso, algo menor al
experimentado durante la recesión de 2009. Es decir, se mantiene el deterioro, lo que constituye, en sí mismo, un riesgo para el crecimiento del sector, principalmente, porque su inercia podría dar
lugar a lo que en la literatura especializada se conoce como “profecías auto cumplidas”.

Con todo, el Inacor de las Regiones de O’Higgins y Metropolitana experimentaron las mayores contracciones durante el mes del estudio.

René Carvajal, Presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Rancagua, indicó que “este resultado se debe, entre otros factores, al efecto de base de comparación exigente y a la
escasa o nula inversión productiva que permita renovar la cartera de proyectos que se habría materializado o se encuentra en su etapa de terminación de obras”.

En otro ámbito, el presidente del gremio local, señaló que “en relación a las expectativas de los empresarios, consultados en el Informe de percepción de negocios del Banco Central, durante la
segunda mitad del presente año, el panorama continúa siendo incierto para las empresas
constructoras e inmobiliarias”.

En tanto, Javier Hurtado plantea que “particularmente, se han deteriorado aún más las expectativas de los empresarios que operan en la zona norte, en especial, luego que el impulso  generado por las ventas tendiera a moderarse. Los empresarios encuestados sostienen que este resultado se debe, en parte, a que aún persisten las dificultades de acceso al crédito. Asimismo, el
Informe señala que un gran número de empresas están terminando sus obras, al mismo tiempo que el ritmo de entrada de nuevos proyectos ha disminuido, por lo que, los encuestados
consideran que hacia mediados del presente año la actividad de la construcción mermará su crecimiento, dilatándose hasta 2017”.

En agosto, la gran mayoría de las regiones experimentaron importantes caídas de la superficie autorizada para la edificación (medida en promedio móvil de tres meses desestacionalizada). Por el contrario, la mayor contratación de mano de obra evitó mayores ajustes en la dinámica de corto plazo de la construcción a nivel regional. Esta situación, sin embargo, no debe ser entendida como
una mejora de la actividad real, toda vez que son los trabajadores por cuenta propia lo que explica mayormente el alza del empleo en la construcción.

En la zona centro, las empresas constructoras sostienen que durante el presente año las obras de edificación habitacional continuarán en proceso, debido a la gran cantidad de proyectos en blanco
y en verde vendidos en 2015. Sin embargo, se espera una disminución de la actividad inmobiliaria respecto de lo observado durante el año pasado, debido, entre otros factores, al rol que
protagonizarán las bases de comparación más exigentes.

Algunas regiones consideran que la inversión en este rubro será el pilar de su crecimiento en lo que resta de 2016, mientras que otras acusan la lentitud de las licitaciones de obras públicas como
determinante de las menores perspectivas en torno a su desempeño.

Escribir un comentario