UNA PLAZA HERMOSA, UN CONCEJAL AMURRADO Y LA PROTESTA MÁS MALA DE LA HISTORIA. NOTAS DE UNA JORNADA CIUDADANA

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un renguino descansa en la nueva plaza

La Plaza de Armas reunió nuevamente a la familia de Rengo y eso es lo relevante, aunque algunos insistan en que se cambió, se pasó a llevar la historia, que había otras prioridades, todas explicaciones legítimas, pero anoche vi niños jugando en los jardines mientras otros sonreían en sus pequeñas bicicletas y prefiero quedarme con esa imagen, no con esa egoísta de una campaña política.
 
La gente estaba contenta, recorría sus nuevos espacios, ya planificaba donde sería el lugar escogido para las agradables noches veraniegas. “No vamos a tener sombra” decía un tipo medio desencajado en rabia, bueno quizás este verano no, pero el próximo si. Para que ver siempre lo negativo, típico chileno. Del que se cree más inteligente que tú y yo juntos.
 
Yo me quedo con la alegría de los niños. 
 
Unos metros más hacia el poniente del acto oficial, un grupo de seis personas, entiendo autodenominadas INDIGNADOS RENGO, sin un grito ni actitud combativa desplegaban unos carteles que pasaron inadvertidos. “NO + VETO A LA CULTURA” decía uno, “NO MÁS PITUTOS” alcancé a distinguir que decía otro. Trataron de buscar apoyo por un grupo de músicos que ya había elegido un rincón de la plaza para cantar y ejecutar sus instrumentos, tampoco recibieron mucho apoyo de ellos. Fue sin duda la protesta más mala que jamás vi. Sin argumentos claros, sin actitud, sin onda, fome, ni para foto dio. Y eso que algunos medios abrieron largos minutos de sus programaciones radiales para agrandar esta protesta de INDIGNADOS RENGO. Yo me fui indignado de ser testigo de la peor protesta de la historia.
 
Luego vi un video subido por el concejal Sergio Roldán que con un discurso medio añejo apelaba a convicciones y valores para no estar en esa fiesta ciudadana por ser opositor a la nueva plaza. Estaba amurrado y sólo en su casa, en vez de estar promoviendo sus ideas para ser elegido como concejal por un nuevo período.
 
La verdad es que usted puede pensar diferente a mi, pero de eso se trata y que bueno poder diferenciarnos. Para mi lo que hizo mi amigo Sergio Roldán fue una pataleta sin mucha sustancia. Porque cuando argumenta que esos dineros podrían haber sido destinados a otras prioridades, él sabe que esos dineros venian con nombre y apellido para las ciudades que quisieran mejorar sus plazas, no permitirían erradicar campamentos, construir una sala cuna, ni crear un comedor popular. Era para mejorar una plaza y eso se hizo. 
 
Yo me quedo con la alegría de los niños.
 
Construyamos ciudad, creo que eso quiere la gente, pero a veces el egoísmo y el maldito EGO nos hace creer más importantes e inteligentes que el resto y eso nos hace perdernos en caminos oscuros, sin luces, sin set televisivo.
 
“Estos son proyectos de otras administraciones” argumenta hoy el concejal Gatica y candidato a Alcalde y con esa solitaria frase destruye su slogan “lo que nos une”, pues abre espacio al odio y el debate inoficioso.
 
Yo me quedo con la alegría de los niños. El fin de semana llevaré a mis hijos a jugar a la pelota a la nueva plaza, seguro me encontraré con la sonrisa de Maxito y de Julián, con la misma que anoche vi en las caritas de Luchito, José, María y Sofía, los niños que sonreían en una plaza que ya es la de ellos, no de los INDIGNADOS RENGO.

Escribir un comentario