Carlos Isamitt Alarcón, el Renguino más trascendente en la Cultura Nacional

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Carlos Isamitt AlarcónCarlos Isamitt Alarcón, nació en la ciudad de Rengo el 13 de marzo de 1885. Es reconocido en el mundo de la cultura como un destacado Compositor, Musicólogo, Pintor y Profesor.

Estudió en la Escuela Normal josé Abelardo Núñez, titulándose como Profesor a los 17 años. Su ingreso al Conservatorio de Música se registra el año 1905, mismo año en que comienza sus estudios de Pintura con Julio Fossa Calderón.

En el plano musical, Isamitt marcó un camino único y trascendente al convertirse en un reconocido y respetado investigador y etnógrafo musical de la Cultura Mapuche. Sin embargo, pese a los más puristas que en algún minuto miraron su creación con recelo, este oriundo de nuestras tierras renguinas realizó trabajos clásicos sin influencias originarias, lo que le valió el respeto del mundo más clasista.

Sin embargo, el trabajo de Carlos Isamitt, basado en poesía infantil, en la belleza de la naturaleza y en el valor de la cultura mapuche, se convirtió en su sello característico, reflejado en toda su dimensión en la obra Friso Araucano que data del año 1931.

Como Pintor ingresa a la Escuela de Bellas Artes; fue alumno del gran Maestro Pedro Lira, con quien logró desarrollar un trabajo expresionista centrado en el paisaje costumbrista.

Viajes a Europa le permitieron conocer el trabajo de grandes maestros como Cèzanne, que fueron creando en él ese desarrollo de nuevas formas de expresar el arte en nuestro país. Esta experiencia le llevó ni más ni menos a ser nombrado Director de Educación Artística de Chile, lo que lo hizo responsable de la Dirección del Museo de Bellas Artes, la Escuela de Bellas Artes y el Conservatorio de Música.

Recibió el Premio Nacional de Artes Musicales el año 1965. Falleció en Santiago el 2 de julio de 1974.

Carlos Isamitt Alarcón, quizás el renguino más destacado en la Historia Cultural del país y que curiosamente muy pocos de sus coterráneos conocen.

Escribir un comentario